Un partido en el fortín para reencontrarse con la victoria

  • El Compos quiere lograr los tres puntos para seguir enganchado a la pelea por las dos plazas de ascenso

Santiago de Compostela, a 17 de abril de 2021.

La SD Compostela vuelve este domingo al fortín con un objetivo, reencontrarse con la senda de la victoria. Los blanquiazules quieren estrenarse en esta segunda fase del campeonato, delante de su público, en un partidazo contra el Langreo. Por ello, los nuestros llegan muy enchufados y lucharán con todo por tres puntos que también le permitan reengancharse a la pelea por los dos primeros puestos de la fase.

Bajas. La principal buena nueva es que Primo ha hecho toda la semana con el grupo y perfectamente. En principio, estará para formar parte de la convocatoria. Por su parte, Hugo sigue de baja, aunque cada vez le queda menos para que cicatrice la rotura que tuvo, pero después hay que sumarle unas semanas de entrenamiento con el grupo e irá justito.

Seguirán los cambios. Vamos a continuar. Al final de temporada siempre se baja la carga de entrenamientos, siendo más dinámicos, dando también refresco a los que más jugaron. Esto no se consigue en un partido sólo, así que hay que mantenerlo en el tiempo, al menos, una semana más. Habrá cambios esta semana respecto de lo que estamos acostumbrados a ver cada fin de semana, aunque a lo mejor no será tanto de nombres, pero sí de posiciones en el campo, que es lo que podemos hacer con la disposición de plantilla que tenemos y tal y como estamos de efectivos.

El Langreo. El Langreo, en la jornada 7, iba primero en su grupo, estando configurado para acabar entre los tres primeros, pero sufren dos bajas muy importantes y, a partir de ahí, lo notan. A nivel de juego, es un equipo que propone tener balón, pero que también tiene jugadores de ataque muy verticales. No conocemos tanto el nivel individual de los jugadores, pero se puede asemejar al Racing de Ferrol, porque puede jugar más directo o tener balón y con futbolistas de alto nivel, con pasado en categorías más altas. Y en el banquillo, un entrenador conocido por ser el segundo de Paco Herrera, con un recorrido profesional enorme y que ahora lo está haciendo muy bien en el Langreo.

Lograr los tres puntos. Evidentemente, es importante, porque después sólo quedarían tres partidos. No me gusta hablar de finales, más en una situación de una fase de ascenso, que más que de necesidad es de ilusión y premio a lo hecho anteriormente. Queremos competir, ser mejor equipo y nuestro objetivo es conseguir los tres puntos. De conseguirlos, creo que nos reengancharíamos y que serían tres partidos finales, con enfrentamientos directos, bonitos para todos. De no hacerlo, se vería muy difícil el alcanzar los dos primeros e incluso afectaría en el estado anímico, que es lo que no queremos, porque queremos competir hasta el último día.

Una victoria necesaria. El equipo entrena como el primer día, el problema está en que el fin de semana no nos están acompañando ni los resultados ni el buen hacer anterior. Ante el Marino, el objetivo claro era volver a hacer las cosas como estábamos acostumbrados y lo hicimos. Fuimos a un campo complicadísimo, donde perdió el Burgos y el Numancia, y de principio a fin fuimos ese equipo que tiene posesión, que juega en campo rival y que genera ocasiones, pero las volvimos a fallar, incluido un penalti. Eso es lo que depende de nosotros, imponernos al rival en el cómo lo queremos hacer. Después de lo visto en Marino y como entrenamos esta semana, somos optimistas. Lo que el equipo necesita es una victoria, ahora quedan pocos partidos, pero estoy seguro de que la victoria llegará, que nos va a dar un plus para esas tres últimas jornadas y estar en el máximo nivel.

El formato de la segunda fase. El formato lo hace la Federación y son ellos los que deciden como se desarrolla el calendario. Ciertos equipos parten con ventaja por hacerlo mejor en el primer tramo. Este es el formato que nos toca y sólo podemos centrarnos en lo que depende de nosotros. Este fin de semana es bonito, por los enfrentamientos que hay y, a partir de ahí, se puede empezar a divisar por donde van a quedar los equipos al final de esta segunda fase. Si somos capaces de ganar y el resto no, seguramente demos un salto en la clasificación, nos veamos cerquita y con opciones.

Resarcirse en casa. En esta semana, el miércoles, que es el entrenamiento que lleva más carga y que más se les exige a los jugadores, ha sido de los mejores de la temporada, de un nivel altísimo, y eso te demuestra que el equipo está con ganas. Las sensaciones con las que nos vinimos de Luanco, de que fuimos mejores que el rival en muchos tramos, hacen que el jugador se quede con ese picor de resarcirse en la siguiente jornada en casa.

El equipo vuelve para arriba. El equipo, a lo largo de la temporada, ha hecho partidos espléndidos, de un nivel altísimo en todos los sentidos, pero somos el que más empates tenemos de la categoría, lo que te hace ver que ganar partidos en este siguiente escalón es muy difícil. Por ello, te exige estar al 120% o como lo que decimos en el vestuario, pisar el acelerador y no levantarlo. En el momento en que lo levantas un poquito, puede ocurrir lo de estas últimas jornadas, porque todo el cansancio mental para lograr el objetivo pasa factura, ya que quieres dar el máximo rendimiento, pero indirectamente las piernas o la cabeza no te siguen. A lo largo de una temporada normal, siempre se habla de un momento de bajón en todos los equipos. En este formato corto, en las primeras 18 jornadas estuvimos a un nivel altísimo y puede ser que en estas dos últimas estemos en ese bajoncito, pero viendo lo de la semana pasada en Marino de Luanco, soy optimista. Veo que el equipo vuelve para arriba y espero que lo refrendemos con una victoria este fin de semana.

Compartir en Redes Sociales

Relacionado