San Lázaro disfruta de la primera victoria de la temporada

IMG_20160827_193507

Santiago de Compostela, a 27 de agosto de 2016.

Llegaba el Compos a San Lázaro con ganas de quitarse cuanto antes la goleada de Abegondo y remontar el vuelo y así lo hizo, ganando por 3 goles a 1 al Ribadumia.

No fue fácil la tarea, pero la situación si que se puso de cara rápidamente. A poco de comenzar el partido, Santi Gegunde adelantaba a la SD con un gran disparo raso a la cepa del poste, ante el que nada pudo hacer el meta Manu Táboas.

Fue lo mejor que le pudo pasar al Compos, marcar un gol rápido y verse por delante en el marcador. Ayudó a coger moral y a quitarse la posible presión, que pudieran tener, de encima.

La diana fue la nota positiva dentro de una primera media hora de tanteo, en el que destacaron las defensas sobre los ataques. A partir de ahí y hasta el descanso, el partido cogió otro aire.

El Ribadumia perdonó, o más bien Lucas salvó al Compos. Primero aguantó perfectamente un intento de vaselina de Changui y después atrapó, con una gran estirada, un disparo raso de Fandiño pegado al poste.

Los visitantes no aprovecharon las suyas y la SD se lo hizo pagar. Avisó con una gran combinación entre Saro y Diego Rey, que acabó con un remate en semifallo de Santi Gegunde; y a la segunda, en el 42, materializó.

De nuevo por banda derecha, entró Samu hasta línea de fondo y su pase de la muerte lo empujó a la red Santi Gegunde. Segundo tanto para la casaca del delantero, que comienza con buen pie la temporada.

La ventaja de dos goles, que llegó en un minuto psicológico, dio mayor sosiego al Compos y les hizo irse al descanso con la tranquilidad del trabajo bien hecho.

Y a la salida de los vesturarios, la sentencia. De nuevo en el minuto 6, aunque en este caso de la segunda mitad, ponía el tercero en el marcador. El gol llegó después de una larga posesión en la que el balón circuló de banda a banda, terminando la jugada con una magnífica asistencia de exterior de Cabrejo, para la entrada en ruptura de Diego Rey, que cruzó el balón en el mano a mano con Manu Táboas.

Con el tercero llegaron los mejores minutos del equipo, unos instantes que destacó Yago Iglesias en rueda de prensa. En esos minutos llegaron varias ocasiones que pudieron traer el cuarto gol. Las más claras, dos fallos de Santi Gegunde, tras asistencias de Mitogo y Saro. En una la mandó al lateral de la red y en la otra envió el balón rozando el poste, cuando el portero ya estaba batido.

Los minutos de claro dominio desaparecieron con los cambios. El partido perdió ritmo y en esa tesitura el Ribadumia recortó distancias. Fue David Rodríguez, que entrara en la segunda parte, el autor del gol del honor en el 88.

3 a 1 y final. Gran resultado, tres puntos y ya llueve menos en San Lázaro. Hoy tocó disfrutar, esperemos lleguen más tardes como esta a lo largo de la temporada y para la semana, contra el Céltiga, a mantener esta buena línea mostrada.

Compartir en Redes Sociales