La S.D. Compostela presentó ayer en el Hotel Puerta del Camino las bases de «un Compostela para la ciudad»

hdr

Tal y como había anunciado la semana pasada el presidente de la S.D. Compostela, Antonio Quinteiro, ayer a las 20:00h tuvo lugar la reunión que la directiva mantuvo con los diferentes representantes políticos de la ciudad, de las peñas y del sector empresarial donde se expuso el nuevo modelo de club para afrontar la categoría de Tercera División.

Antonio Quinteiro mostró su clara disposición para continuar al frente del club adaptándose a las nuevas circunstancias y llevar el Compostela «hacia donde la ciudad nos acompañe», puntualizó. El presidente y el resto de la junta directiva asumió sus errores en la celeridad y la ambición que marcó el proyecto deportivo de este año alejado de la masa social. Para el nuevo planteamiento, la directiva se ceñirá al presupuesto que el propio club puede generar contando con la ayuda de las subvenciones que fomentan el deporte gallego. «El fracaso deportivo de este año también fue un toque de humildad para nosotros», aseguró. De esta manera Quinteiro anticipó que la línea que se seguirá la próxima temporada pasará por «adaptación a las posibilidades, un proyecto viable y sostenible y trabajar con jugadores de la comarca y cercanías».

Un nuevo proyecto «sin prisa»

El director de fútbol base, Javier Bellido, impulsor del nuevo modelo, expuso ante los presentes las directrices en las que se debe basar el club para la próxima temporada que pasan por recuperar un club familiar que beba de jugadores gallegos, impulsar la cantera y un cambio de método pues «debemos mover los entrenamientos a las tardes para abrir el mercado gallego y que los jugadores que estudien y trabajen puedan entrenar». También destacó la importancia de estrechar la relación con otros clubs de la comunidad y «ser el hermano pequeño del Celta o Deportivo y beneficiarnos de su cantera», pero sin olvidar la relación con otros clubs de la categoría o de Preferente. Ante todo, Javier Bellido apeló a que lo más importante de este nuevo modelo es «no tener prisa», pues incidió en que debe ser un trabajo que se consolide en el tiempo y fortalecer su estructura sin obsesionarse con los ascensos.

En este sentido el vicepresidente de la S.D. Compostela, Javier García, corroboró las palabras de Bellido pues «el Compostela tiene que tener tranquilidad y paciencia, este proyecto puede ser lento y vamos a competir con lo que hay» y demandó que el apoyo social es la base más importante: «Es importante que sigáis confiando en el Compostela, que sea el Compos de la ciudad, no del Presidente ni de nadie«, aseguró.

El club seguirá trabajando para afianzar una masa social y familiar que acompañe al ámbito deportivo. En este sentido no ha dejado de esforzarse tal y como lo demuestra la puesta en marcha del I Campus de Verano de la S.D. Compostela enfocados a niños y niñas de entre 5 y 18 años de la comarca y su entorno.

Apoyo institucional

Tras la exposición del proyecto deportivo, Antonio Quinteiro solicitó un esfuerzo por parte del gobierno local en la búsqueda de vías que acerquen el Estadio de San Lázaro a la ciudad e incidió en la necesidad de impulsar una cafetería que potencie la actividad de la zona. También pidió flexibilidad en las medidas de seguridad que afectan a la gestión del campo, pues el Compostela tiene que asumir el coste de las medidas de seguridad reguladas de un campo hecho para competir en Primera División. El presidente pidió adaptación con la realidad del equipo.

En este sentido el actual concejal de Deportes, Rafael Peña, mostró su compromiso por mantener la subvención que se mantuvo este año con el club e incluso tratar de incrementarla para apoyar el nuevo proyecto y mostró su aprobación por tratar de «avanzar en el voluntarismo» que se implique y ayude al club, especialmente los días de partido.

Compartir en Redes Sociales

Relacionado