La S.D. Compostela derrota al Tudelano tras protagonizar una gran remontada en la segunda parte

Orbe Gol editada

                                      Fotografía: Amadeo Rey

 

S.D. COMPOSTELA (2): Pato, Josu-(Gerard Oliva), Jimmy, Sergio Sánchez, Catú, Javi Moreno (1), Jesús Varela,Mon-(Fondevila), Orbegozo (1), Joaquín-(Dani Hernández), Goti.

C.D.  TUDELANO (1): Pagola,  Delgado, Samanes-(Arkaitz),  Nandi,  Jonathan,  Lázaro,  Valero,  Chema Mato,Óscar Martin-(Iván Martín), Víctor Bravo-(Lalaguna), Eneko (1).

 

Por fin la S.D. Compostela logró acabar con la sequía goleadora que padecía en un encuentro que a priori no se pronosticaba nada fácil. Visitaba San Lázaro el Tudelano, uno de los equipos en alza y cuarto clasificado. Además, el partido comenzaba del peor modo posible; los navarros se adelantaban tras un error de Pato Guillén pero en la segunda mitad los de Iñaki Alonso obraron el milagro de la remontada con un cambio de actitud y de buen juego que acabó por darles el ansiado y esperado triunfo. Una remontada épica que desató la emoción de toda la plantilla y de toda la afición de San Lázaro, tras unas duras semanas donde se cuestionó la capacidad del equipo.

La primera parte transcurrió con un juego trabado por parte de ambos equipos. El Compostela no acababa de encontrar su sitio y las ocasiones de gol no llegaban. Todo se complicó aún más cuando en el minuto 8 el Tudelano se adelantó en el marcador con un tanto de Eneko, aprovechando un fallo de Pato Guillén.

Ese gol dejó tocado al Compostela; la historia se repetía y el equipo no lograba recomponerse. En el minuto 30 la esedé comenzó a estirarse y Joaquín tuvo en sus botas una buena ocasión pero su lanzamiento encontró la feliz intervención de Pagola, el portero del Tudelano. Dos minutos después llegaba la mejor ocasión del Compos en el primer tiempo; Joaquín lanzó una falta y el remate de Orbegozo se marchó largo.

En la segunda parte el partido cambió por completo. Quizás fue la charla en el vestuario de Iñaki Alonso o la propia convicción de los jugadores del Compostela pero lo cierto es que la Esedé ofreció otra cara y buscó el partido sin descanso.

Para empezar, Iñaki Alonso arriesgó sacando al campo a dos jugadores ofensivos como son Dani Hernández y Gerard Oliva. El propio Oliva dispuso de un buen testarazo en el minuto 74; pasaban los minutos y el asedio del Compostela sobre el marco rival era cada vez más constante ante un rival replegado en su campo.

Tanta insistencia al final encontró premio. Fue en el minuto 80, cuando Javi Moreno establecía el 1 a 1 en el marcador poniendo en pie a todo el estadio.

Tras el gol la afición se volcó más que nunca con un Compostela decidido a llevarse el triunfo. Fue ahí, en los minutos finales, cuando llegaron los mejores minutos del Compos, volcado en el área rival. Dani Hernández ponía un centro envenenado en el minuto 81 que despejó el portero del Tudelano bajo los palos. También Gerard Oliva dispuso de un rechace en boca de gol tras un primer disparo raso de Dani Hernández pero su remate se marchó fuera.

Las ocasiones se sucedían y tanta insistencia por fin obtuvo premio cuando en el minuto 87 el árbitro señaló un penalti a favor del Compostela. El encargado de transformar la pena máxima fue Orbegozo, quien tras marcar desató la euforia de todo el estadio de San Lázaro. Una alegría compartida por todo el banquillo que lo celebró unido, desatando la rabia contenida y la tensión que el equipo llevaba acumulada en las últimas jornadas.

El segundo gol dejó abatidos a los navarros que poco pudieron hacer ya en los minutos finales. Al final 2 a 1 a favor del Compostela; una victoria trabajada y ante todo, una dosis de confianza para un equipo que ansiaba dar una satisfacción a su afición. Así lo relataba Iñaki Alonso en la posterior rueda de prensa: “la celebración del segundo gol ha sido la imagen de lo que mi equipo estaba sufriendo”.

El entrenador del Compostela se mostró satisfecho con la segunda parte que realizaron sus jugadores pues “el equipo demuestra cada jornada que es más competitivo”  y con la victoria el técnico quiso felicitar al equipo, al club y a una afición que no dejó de animar a sus jugadores.

La próxima cita de la  Esedé será ante el C.D. Lealtad. El partido será el próximo domingo 15 de noviembre a las 12:00 en el Campo Municipal las Callejas. Un encuentro donde el equipo espera seguir manteniendo la línea ascendente de las últimas jornadas.

Compartir en Redes Sociales