Despedir la temporada en el fortín con una victoria

  • La SD Compostela quiere cerrar el año delante de su público con los tres puntos

Santiago de Compostela, a 1 de mayo de 2021.

La plantilla de la SD Compostela lo tiene claro, este domingo toca despedirse, tras una gran temporada, de la afición en el fortín y lo quieren hacer de la mejor manera, con los tres puntos. Los nuestros se medirán al Marino en un duelo en el que si bien no habrá nada en juego en términos clasificatorios, si lo habrá en lo emocional, de ahí que los blanquiazules no piensen en otra cosa que en brindarle el triunfo a su gente.

Bajas. Las bajas son las de Juampa, Hugo y Josiño. Joel ya está entrenando, pero aún le queda un poquito.

Despedirse de la mejor manera. La motivación es la de todo el año. No tenemos un aliciente cuantitativo, que nos dé opción a luchar por una cosa u otra, pero la motivación va más hacia el ámbito emocional. Es el último partido en el Vero Boquete de San Lázaro y nos va a permitir despedirnos de nuestra afición. Después de lo que llevamos hecho, al final de temporada, los encuentros siempre tienden a tener un bajón en el ritmo de juego, pero nosotros queremos brindarle un muy buen partido a nuestra gente y despedirnos de la mejor manera, pensando también en el próximo curso.

Mantener el nivel hasta el último día. Vamos a gestionar estos partidos y minutos con toda la plantilla, pero también somos de la opinión que hay que ir a ganar, porque queremos quedar lo más arriba posible y queremos que el equipo mantenga el máximo nivel hasta el último día. Si nos vamos a despedir de nuestra gente, hacerlo de buena manera. Este fin de semana optaremos por hacer todos los cambios, pero por el motivo de la despedida y de darle ese cariño de la gente a ciertos futbolistas, no por regalar minutos.

Acabar bien el año y luego ya se verá. Lo llevo diciendo mucho tiempo, cada vez está más próximo mi último partido como entrenador del Compostela. Lo llevo diciendo mucho tiempo, pero aquí sigo. Por lo tanto, puede ser el último encuentro en casa o el primero de muchos más. El club y yo tenemos una relación muy buena y siempre esperamos hasta final de año para hacer valoración de la campaña y saber cuáles serán las líneas de cara a la temporada siguiente, teniendo claro que queremos mejorar año tras año. Pondremos todo en la mesa, valoraremos y decidiremos si seguimos un año más. Soy de la mentalidad de pensar en el corto plazo, cada año me enseña que hay que centrarse en el próximo entrenamiento o en el próximo partido, en definitiva, en la semana. Por eso, hay que esperar para decidir, a día de hoy no le doy más importancia. Lo que más me importa es hacer un buen partido contra el Marino, despedir bien a la gente y acabar bien el año, y después ya nos sentaremos a valorar.

El Marino. Lo dije hace un mes, cuando fuimos allá, el Marino es un equipo que tiene un sistema muy característico, que no vimos el resto del año, un 5-3-2 en el que aglomera mucha gente en la parcela defensiva. Luego, tiene tres jugadores en el centro del campo como Morán, Lora y Matador, con recorrido en Segunda y con mucha calidad. Por eso, en aquel momento los ponía en el top5 de equipos que más me habían sorprendido positivamente en cuanto a su fútbol.

Ejemplo de la primera vuelta. Fuimos allá, hicimos un muy buen partido, pudimos ganar, pero no tuvimos la fortuna de hacer gol. Ahora, espero un equipo que viene en la misma dinámica que nosotros, un conjunto que va a tener bajas, porque tiene algún sancionado y a otros lesionados, por lo que harán algunas rotaciones, pero un equipo muy duro, que hace las cosas bien y que viene de empatar contra el Deportivo en su casa.

Aprender de los errores. En Soria hay un penalti a Miki muy claro y dos minutos más tarde una mano, que en el directo no la apreciamos, pero en la que el jugador la quita bajo palos. Los penaltis, la verdad, es que nos están condenando en las últimas jornadas, porque son esas acciones que dependen de la percepción y de la suerte que tiene este deporte, y no nos han acompañado. Haciendo análisis del partido anterior, a nivel de juego estuvimos mucho mejor que el día del Deportivo. En Riazor, tuvimos una posesión de un 55% y dos tiros entre los tres palos, con dos goles, mientras que en Los Pajaritos la posesión nuestra fue de un 67%, con siete tiros, tres de ellos entre los tres palos, pero el Numancia tuvo dos en la primera parte y ambas las marcaron. Lo que nos indica es que esto va de acierto y de ser más contundente que el equipo rival. No hay que darle mayor importancia a esas acciones puntuales, sino seguir trabajando y aprender de los errores, para que se puedan mejorar para el año que viene y seguir creciendo como club. Ese es mi punto de vista y creo que todos vemos más o menos lo mismo.

Terminar ya en mayo. Esta temporada ha sido una temporada demo, de pruebas, en la que se han ido tomando decisiones a medida que surgían ciertos escenarios. No sé si a día de hoy está claro cuándo empezarán las ligas del año que viene, pero si es cierto que en nuestra fase nos vamos a ir de vacaciones a principios de mayo y los de la fase de permanencia o de playoff a Segunda, quedarán un poco más. Por ello, habrá que intentar, en la medida de lo posible, ajustar tiempos y trabajos a hacer en ese periodo transitorio.

Orgulloso de lo que ha hecho el equipo. Cuando empezamos la segunda fase, el Burgos le sacaba 17 puntos al sexto y en cambio en el nuestro la diferencia era de cinco, estando todo ajustadísimo. Ahora, ves cómo se están dando los partidos en los tres subgrupos de la segunda fase y está todo muy igualado. Además, es complicado jugar en esas condiciones de tener que ganar si o si para conseguir un objetivo que al principio no era tuyo, porque es muy difícil conseguir puntos bajo presión. Esto hace que valoremos más aun lo que hemos hecho, cómo lo hemos hecho y en el momento que lo hicimos, en una primera fase de liga regular. En agosto, nadie confiaba en que nosotros estuviésemos tranquilos a estas alturas o hace un mes, todo el mundo pensaba que jugaríamos en esa fase de permanencia, pero lo que dicta es el balón y el verde, por eso me siento más que orgulloso de lo que hemos hecho. A partir de ahí, desearle toda la suerte para los dos equipos gallegos que están ahí peleando, porque esta es, cuanto menos, su categoría, y también por el bien del fútbol gallego.

Compartir en Redes Sociales

Relacionado