«Considero esta oportunidad como un premio de final de temporada»

Antón Olveira durante un entrenamiento con el primer equipo de preparación del playoff.
  • Antón Olveira, del Filial, asegura estar aprendiendo mucho a nivel técnico y táctico con estos entrenamientos

Santiago de Compostela, a 2 de julio de 2020.

En su primer año en la SD Compostela, y también como sénior, Antón Olveira recibió la oportunidad de ayudar al primer equipo en la preparación del playoff exprés. El canterano blanquiazul la considera como un premio de final de temporada, gracias al cual está aprendiendo mucho, tanto a nivel técnico cómo táctico. El delantero, que ya entrenó a lo largo de toda la temporada a las órdenes de Yago Iglesias, ve también al equipo preparado para conseguir el ascenso.

En primer lugar, ¿cómo llevas la vuelta a los entrenamientos después de tantos meses parado?

Pues fue una gran sorpresa cuando Fiz, mi entrenador del Compostela B, se puso en contacto conmigo para preguntarme sí estaría disponible en esta nueva “pretemporada”, con el propósito de incorporarme al grupo y preparar el playoff con el primer equipo. Desde ese mismo día que acepté la propuesta, lo cogí con muchísima ilusión. Primero, con los entrenamientos en la casa a través de Zoom, y ya desde hace un par de semanas, en el propio campo de juego. Físicamente, lo estoy llevando bastante bien y cada día estamos incrementando el nivel de exigencia y esfuerzo individual y colectivo. Esperamos llegar al 100% para el próximo partido del 18 de julio, en Balaídos, ante el Barco.

¿Qué supone para ti la oportunidad de entrenar con el primer equipo para preparar el playoff?

Lo considero como un premio de final de temporada. Además, esta situación me permite mejorar como jugador al trabajar con compañeros de categorías superiores.

¿Qué te comentó Yago cuando te convocó para los entrenamientos?

Desde el primer momento en que Yago supo que podía contar conmigo, me trató como si fuera uno más del primer equipo. A partir de ese día, a diario, me exige, me corrige, pero, sobre todo, me aconseja para que mi aportación al grupo de jugadores sea la óptima.

¿Sueñas con el debut en Balaídos?

Ojalá, aunque considero que es muy complicado, teniendo en cuenta el nivel de los jugadores que me rodean y que fueron ellos los que consiguieron el campeonato y clasificarse para este playoff exprés.

¿Crees que el Compos conseguirá el ascenso en este playoff exprés?

Estoy seguro, ya que el compromiso, tanto dentro como fuera del vestuario, es muy alto.

A nivel personal, ¿en qué jugadores del primero equipo te fijas para mejorar?

Dada mi posición en el campo, de delantero o extremo, me fijo principalmente en jugadores como Brais Abelenda, Miki o Primo, que suelen ocupar esas posiciones.

¿Consideras que la posibilidad de entrenar con ellos te ayuda a mejorar como futbolista?

Totalmente. En estas categorías, los niveles de intensidad y técnica son superiores a los de un equipo de Segunda Regional. Esto hace que mi juego mejore en estos aspectos, sin olvidar otros como la visión de juego, la táctica o el posicionamiento…

¿Tu primer año en el club está cumpliendo tus expectativas?

Por supuesto. A lo largo de esta temporada, a pesar de ser mi primer año en categoría sénior, tuve la oportunidad de poder disponer de muchos minutos de juego en el campo. Fui titular en más de la mitad de los partidos y estuve entrenando casi todas las semanas, algún día, con el primer equipo. Creo que mis expectativas como jugador se vieron cumplidas en este tiempo. Aun así, uno de los puntos a mejorar de cara a el año que viene es el número de goles, para poder ayudar aún más al equipo.

¿Qué crees que le faltó al filial para conseguir el ascenso?

Aunque en la clasificación aparezcamos como sextos, antes del parón por la covid-19 estábamos a tan sólo cuatro puntos del playoff de ascenso y a cinco del segundo puesto. De los últimos cinco partidos, cuatro fueron empates y tan sólo en uno conseguimos la victoria. Esto nos dicen que todo estaba muy igualado y que detalles como la experiencia en las segundas partes, campos o equipos desconocidos, el estar muchos en el primer año de sénior o mismo que éramos un equipo donde el 90% de la plantilla jugábamos juntos por primera vez, al final, nos penalizó. A pesar de todo, si el campeonato continuara de la manera habitual, estoy seguro de que, cuando menos, hubiéramos conseguido los puestos de playoff de ascenso.

¿Será posible conseguirlo el próximo año? ¿Cuáles pueden ser las claves para que sea posible?

Ese es el objetivo principal. Las claves serán conseguir mantener la estructura del equipo con la renovación de una parte importante de la plantilla actual y seguir con la metodología de trabajo y el estilo de juego. La experiencia de este año tiene que servirnos para ganar esos puntos que este año perdimos en los últimos minutos, y que los nuevos fichajes en nos aporten un plus.

¿Cómo compaginas los estudios y el fútbol, donde además de jugar también entrenas?

No es sencillo, pero se puede hacer. Las clases siempre son en horario de mañana, por lo que finalizo a las tres de la tarde. Después, con los prebenjamines entrenábamos los lunes y miércoles de 18.30 a 19.50, mientras que con los biberones era una hora los martes. El resto de las horas del día, y de la semana, las repartía entre mis entrenamientos, partidos y estudios. Se trata de aprovechar cada minuto que te queda libre. Y, aun así, ¡siempre sobra algún momento libre para hacer vida social! (Risas).

¿Qué valores intentas transmitir a los niños y niñas que entrenas?

Al entrenar niños de entre 4 y 7 años, lo que intento es que entiendan este deporte como un juego colectivo, hecho para divertirse, en el que se debe primar el compañerismo. Y que valores como el trabajo, la constancia o el compromiso tienen su premio.

Compartir en Redes Sociales

Relacionado